Impacto COVID-19 – Estados Unidos

Share to Pinterest Share to Google+ Share by email
Author: 
Source (institute/publication): 

Los Estados Unidos anunció esta semana que han superado el millón de casos de COVID-19 registrados, y cerca de las 61.000 muertes. A pesar de estas serias cifras, el país está dividido entre aquellos que están ansiosos por volver a la “normalidad” y aquellos que desean permanecer en la actual cuarentena. Fuera de este debate están las personas que ejercen el trabajo sexual que no tienen otra opción que continuar trabajando debido a su exclusión de cualquier paquete de ayudas del gobierno.

Coyote RI (Call Off Your Old Tired Ethics) – un grupo de personas que ejercen y ejercían el trabajo sexual y aliados de Rhode Island que están abogando por políticas que promueven la salud y la seguridad de las personas que están involucradas en el trabajo sexual – ha reportado sobre sus experiencias de la crisis en los Estados Unidos en la Encuesta de Impacto de COVID-19.

 “Aquí en Rhode Island, temenos cientos de bailarinas y trabajadoras de SPAs sin trabajar, ya que el estado ha ordenado cerrar todos los negocios no esenciales. También tenemos cientos de escorts, muchos han dejado de trabajar para protegerse, sin embargo, muchos continúan trabajando porque no pueden permitirse no trabajar.”

Esta presión de trabajar ha sido agravada por la falta de acceso a los fondos de emergencia.

 “En los EUA cualquier persona que ejerce el trabajo sexual que no declare impuestos, los cuales es la mayoría, no son elegibles para el subsidio de desempleo o cualquier paquete de ayuda federal.”

Coyote RI ha reportado que las leyes estadounidenses prohíben a cualquier persona relacionada con el trabajo sexual a recibir cualquier fondo de ayuda federal para catástrofes. El rescate financiero para pequeños negocios excluye específicamente a las personas que ejercen el trabajo sexual de recibir cualquier fondo de ayuda federal para catástrofes.

Las personas que ejercen el trabajo sexual indocumentadas se enfrentan a más exclusión ya que no son elegibles para fondos de emergencia ni pueden acceder a atención de salud gratuita.

 “Sólo los ciudadanos estadounidenses pueden solicitar atención de salud gratuita. Las personas trabajadoras indocumentadas no obtienen más ayuda que la de la comunidad, ya que no reciben nada del gobierno.”

Immigration and Customs Enforcement (ICE – Policia de Inmigracion y Aduanera) continúa haciendo redadas en casas, usando la actual crisis como una manera de entrar en las propiedades.

 “ICE siguen persiguiendo a las personas indocumentadas para detenerlas y depórtalas, la pasada semana agentes de ICE se hicieron pasar por profesionales médicos para que la gente abriese sus puertas cuando picasen.”

Las personas que ejercen el trabajo sexual están expresamente fuera de los fondos de emergencia y se les fuerza para que elijan entre generar dinero para sobrevivir o proteger su propia salud. Esta decisión se les hace particularmente complicado a las personas que ejercen el trabajo sexual de más edad o a aquellas que tienen condiciones de salud preexistentes.

 “Está claro que todas aquellas personas que ejercen el trabajo sexual de más de 50 o que tienen condiciones de salud preexistentes probablemente no superarán el virus si se infectan. Clubs de alterne y Spa con la obligación de cerrar y gobierno estatal y el federal excluyéndolos de cualquier ayuda es la norma en EUA, el cual es conocido por crear leyes y políticas que dañan a propósito a las personas que ejercen el trabajo sexual.”

Para intentar contrarrestar estas capas complejas de discriminación y exclusión, Coyote RI ha establecido un fondo para las personas que ejercen el trabajo sexual en Rhode Island que están experimentando dificultades durante COVID-19. Hasta el momento han procesado más de 50 solicitudes y han suministrado con una subvención para el alquiler, reembolsando 10.000$. Han establecido también una plataforma para recaudar dinero para ayudar a más personas que ejercen el trabajo sexual, y han creado una guía de recursos de COVID-19, la cual contiene información sobre reducción de daños del COVID-19, información para trabajar por internet e información de aliados.

Por último, Coyote RI cree que la legislación y descriminalización son siempre las maneras en las que el gobierno de EUA puede empezar a ayudar a las personas que ejercen el trabajo sexual en la pandemia de COVID-19.

 “Necesitamos apelar las leyes que prohíben a la “gente involucrada en la industria del sexo” a recibir fondos de ayudas para catástrofes. Necesitamos que la legislación federal de discriminación prohíba la discriminación de las personas que ejercen el trabajo sexual a la vivienda, a la custodia de los hijos y al empleo y necesitamos una legislación de crimen de odio. Necesitamos igualdad de protección bajo la ley, para incluir los derechos laborales y descriminalización para todos los adultos con consentimiento involucrados en la industria del sexo. También necesitamos que nuestro gobierno FINANCIE a las organizaciones de trabajo sexual y permite a las organizaciones suministrar servicios a las personas que ejercen el trabajo sexual.”  

Lee cómo la pandemia global está afectado a las personas que ejercen el trabajo sexual en Bangladesh, Macedonia del Norte o mantente informado sobre todos los artículos y fuentes de COVID-19 en nuestra página dedicada a COVID-19.