Resources

Share to Pinterest Share to Google+ Share by email
Las trabajadoras sexuales constituyen un grupo clave afectado por el VIH, con múltiples factores que contribuyen a su vulnerabilidad. En todo el mundo, gran parte de la programación del VIH no alcanza a tener en cuenta estos factores y trabaja activamente para reducirlos. Este fracaso sólo puede dar lugar, en el mejor de los casos, a un respiro temporal que privilegia a algunas trabajadoras sexuales sobre otras, en lugar de servir para empoderar a la comunidad de trabajadores sexuales en su conjunto, permitiéndoles trabajar con seguridad y protegerse.

A raíz de una consulta mundial con los miembros, la Declaración NSWP Consenso reafirma plataforma de promoción a nivel mundial NSWP 's para el trabajo sexual, los derechos humanos y la ley. La Declaración de Consenso se emite en nombre de los miembros de NSWP y los trabajadores del sexo a quien representen incluidos los trabajadores sexuales de todos los géneros, la clase, la raza, el origen étnico, estado de salud, edad, nacionalidad, ciudadanía, idioma, nivel de educación, discapacidad, y muchos otros factores.

Following a global consultation with members, the NSWP Consensus Statement reaffirms NSWP ’s
global advocacy platform for sex work, human rights and the law. The Consensus Statement is issued on behalf of NSWP members and the sex workers they represent including sex workers of all genders, class, race, ethnicity, health status, age, nationality, citizenship, language, education levels, disabilities, and many other factors.

The statement covers eight rights:

Descarga esta fuente: PDF icon ConStat PDF SpanSum.pdf

La Herramienta de Implementación para la Persona que Ejerce el Trabajo Sexual (SWIT por sus siglas en inglés) ofrece consejos prácticos sobre la programación eficiente de VIH e ITS para las personas que ejercen el trabajo sexual. Comparte evidencias que respaldan la necesidad de despenalizar el trabajo sexual, involucrar a las personas que ejercen el trabajo sexual en el desarrollo de políticas y el empoderamiento y autodeterminación de comunidades que ejercen el trabajo sexual como un componente fundamental en la lucha contra el VIH.