Resources

Share to Pinterest Share to Google+ Share by email
Las trabajadoras sexuales constituyen un grupo clave afectado por el VIH, con múltiples factores que contribuyen a su vulnerabilidad. En todo el mundo, gran parte de la programación del VIH no alcanza a tener en cuenta estos factores y trabaja activamente para reducirlos. Este fracaso sólo puede dar lugar, en el mejor de los casos, a un respiro temporal que privilegia a algunas trabajadoras sexuales sobre otras, en lugar de servir para empoderar a la comunidad de trabajadores sexuales en su conjunto, permitiéndoles trabajar con seguridad y protegerse.