Resources

Share to Pinterest Share to Google+ Share by email

La criminalización del trabajo sexual genera una serie de obstaculos para las personas que ejercen el trabajo sexual en cuanto al acceso a sus derechos económicos. Ellas son expuestas a riesgos que se superponen y se refuerzan mutuamente, tales como la marginación social, la violencia y problemas de salud, que restringen la posibilidad para ellas de mejorar sus condiciones de vida y trabajo, y alcanzar la seguridad económica.

Este recurso es una guía comunitaria para el Documento Informativo: Empoderamiento Económico para las Personas que ejercen el Trabajo Sexual. Proporciona una descripción general del documento informativo completo

Puedes descargarte el PDF. Esta fuente está disponible en inglés, chino, francés, ruso y español.

 
 

A menudo se afirma que la criminalización de los clientes de las trabajadoras sexuales forma parte de un nuevo marco jurídico para erradicar el trabajo sexual y la trata de personas mediante la "eliminación de la demanda". En 1999, Suecia penalizó a los clientes de los trabajadores sexuales y mantuvo la criminalización de terceros, como propietarios de bordillos, administradores, personal de seguridad y de apoyo. La venta individual de sexo seguía siendo legal. Este modelo se conoce con frecuencia como el modelo «sueco», «nórdico» o «demanda final». En muchos países existe una gran presión para avanzar en estas medidas legales y políticas. Las consecuencias perjudiciales de este modelo sobre la salud, los derechos y las condiciones de vida de los trabajadores del sexo rara vez se discuten.

Descarga esta fuente: PDF icon Criminalisation_Spanish.pdf

A menudo se afirma que la criminalización de los clientes de las trabajadoras sexuales forma parte de un nuevo marco jurídico para erradicar el trabajo sexual y la trata de personas mediante la "eliminación de la demanda". En 1999, Suecia penalizó a los clientes de los trabajadores sexuales y mantuvo la criminalización de terceros, como propietarios de bordillos, administradores, personal de seguridad y de apoyo. La venta individual de sexo seguía siendo legal. Este modelo se conoce con frecuencia como el modelo «sueco», «nórdico» o «demanda final». En muchos países existe una gran presión para avanzar en estas medidas legales y políticas. Las consecuencias perjudiciales de este modelo sobre la salud, los derechos y las condiciones de vida de los trabajadores del sexo rara vez se discuten.

Descarga esta fuente: PDF icon Criminalisation_Summary_Spanish.pdf